Oraciones


El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz.

Hagamos nuestra parte, siempre con el corazón.


Oraciones

Aquí hay oraciones disponibles y links externos con más información.

Enlaces

Escúchame Redentor

A ti Cristo, elevo la ofrenda
de mi humilde oración;
escúchame Redentor.

A ti Cristo, te abro mi corazón
para que lo cures con Tu amor;
escúchame Redentor.

A ti Cristo, entrego mis dudas,
mis culpas y mi incomprensión;
escúchame Redentor.

A ti Cristo, te entrego mi alma
y te pido que me perdones
por mi falta de fe y de amor;
escúchame Redentor.

A ti Cristo, te entrego mi vida
para que la cuides, la cures y la guíes,
en Ti confío;
escúchame Redentor.

Amén.

Descargar Oración

Silencio

Silencio es mansedumbre
Cuando usted no se defiende a si mismo contra las ofensas
Cuando usted no llama por sus derechos
Cuando usted deja a Dios defenderlo
Silencio es mansedumbre.

Silencio es misericordia
Cuando usted no revela a otros la falta de sus hermanos
Cuando usted prontamente perdona sin recordar el pasado
Cuando usted no juzga, mas ora en su corazón
Silencio es misericordia.

Silencio es paciencia
Cuando usted acepta sufrimientos sin reclamar, alegremente
Cuando usted no procura consolaciones humanas
Cuando usted no se torna muy excitado
mas espera con paciencia que la semilla germine
Silencio es paciencia.

Silencio es humildad
Cuando no hay competencia
Cuando usted considera a otra persona mejor que usted
Cuando deja a su hermano brotar, crecer y madurar
Cuando usted, alegremente, abandona todo en el Señor
Cuando sus acciones pueden ser mal interpretadas I
Cuando usted deja para otros la gloria de la recompensa
Silencio es humildad.

Silencio es fe
Cuando usted guarda silencio porque sabe que el Señor actuará
Cuando usted renuncia a la voz del mundo
para mantenerse en la presencia del Señor
cuando usted no se esfuerza para ser entendido
porque es suficiente para usted saber que el Señor lo entiende
Silencio es fé.

Silencio es adoración
Cuando usted abraza la cruz sin preguntar “por qué”
Silencio es adoración.

Madre Teresa de Calcuta

DESCARGAR ORACIÓN

“ES MARAVILLOSO SEÑOR”

Es maravilloso Señor,
tener brazos perfectos, cuando hay tantos mutilados.
Mis ojos perfectos, cuando hay tantos sin luz.
Mi voz canta, cuando hay tantas que enmudecieron.
Mis manos que trabajan, cuando hay tantas que mendigan.
Sentirse sano, cuando hay tantos que padecen.
Maravilloso regresar a casa,
cuando hay tantos que no tienen a donde ir.

Es maravilloso amar,
vivir, sonreír, soñar, cuando hay tantos
que lloran, odian, sufren, mueren antes de nacer.
Es maravilloso
tener un DIOS para creer y en quien confiar,
sentir su presencia, su amor, cuando
hay tantos que no tienen el
consuelo de LA FE.
Es maravillo señor, sobre todo, tener tan poco que pedir y
tanto que agradecer.


Oración para sonreir

Señor, renueva mi espíritu y dibuja en mi rostro
sonrisas de gozo por la riqueza de tu bendición.
Que mis ojos sonrían diariamente
por el cuidado y compañerismo
de mi familia y de mi comunidad.
Que mi corazón sonría diariamente
por las alegrías y dolores que compartimos.
Que mi boca sonría diariamente
con la alegría y regocijo de tus trabajos.
Que mi rostro dé testimonio diariamente
de la alegría que tú me brindas.
Gracias por este regalo de mi sonrisa, Señor.

Amén.

Madre Teresa de Calcuta


ORACIÓN DE LA MAÑANA.

Señor, en el silencio de este día que nace
vengo a pedirte paz, sabiduría y fuerza.
Hoy quiero mirar el mundo con ojos llenos de amor;
ser paciente, comprensivo, humilde, suave y bueno.
Ver detrás de las apariencias a tus hijos
como los ves Tú mismo, para así, poder apreciar
la bondad de cada uno.
Cierra mis oídos a toda murmuración,
guarda mi lengua de toda maledicencia.
Que solo los pensamientos que bendigan
permanezcan en mí.
Quiero ser tan bien intencionado y justo,
que todos los que se acerquen a mí,
sientan tu presencia.
Revísteme de tu bondad, Señor,
y haz que durante este día,
yo te refleje.

Amén.


Oración para aprender a amar

Señor, cuando tenga hambre, dame alguien que necesite comida;
Cuando tenga sed, dame alguien que precise agua;
Cuando sienta frío, dame alguien que necesite calor.
Cuando sufra, dame alguien que necesita consuelo;
Cuando mi cruz parezca pesada, déjame compartir la cruz del otro;
Cuando me vea pobre, pon a mi lado algún necesitado.
Cuando no tenga tiempo, dame alguien que precise de mis minutos;
Cuando sufra humillación, dame ocasión para elogiar a alguien; Cuando esté desanimado, dame alguien para darle nuevos ánimos.
Cuando quiera que los otros me comprendan, dame alguien que necesite de mi comprensión;
Cuando sienta necesidad de que cuiden de mí, dame alguien a quien pueda atender;
Cuando piense en mí mismo, vuelve mi atención hacia otra persona.

Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos;
Dales, a través de nuestras manos, no sólo el pan de cada día, también nuestro amor misericordioso, imagen del tuyo.

Madre Teresa de Calcuta M.C.



Nunca te detengas

Siempre ten presente que:
La piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, los días se convierten en años.
Pero lo importante no cambia, tu fuerza y tu convicción no tienen edad.
Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña, detrás de cada línea de llegada, hay una de partida; detrás de cada logro, hay otro desafío.
Mientras estés vivo, siéntete vivo; si extrañas lo bueno que hacías, vuelve a hacerlo.
No vivas de fotos amarillas, sigue aunque todos esperen que abandones.
No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.

Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.
Cuando por los años no puedas correr, trota; cuando no puedas trotar, camina; cuando no puedas caminar, usa el bastón. Pero nunca te detengas.

Madre Teresa de Calcuta.




Oración de Entrega

Padre,
me pongo en tus manos.
Haz de mí lo que quieras.
Sea lo que sea,
te doy las gracias.
Estoy dispuesto a todo y
lo acepto todo
con tal de que se cumpla
tu voluntad en mí
y en todas las criaturas.
No deseo nada más, Padre.
Te entrego mi alma,
te la doy
con todo el amor de que soy capaz,
porque te amo y necesito darme a Tí,
ponerme en tus manos
sin limitaciones y sin medidas,
con una confianza infinita,
porque tú eres mi Padre.

(Charles De Foucauld)



Madre Universal

Te alabamos,
¡oh, Madre Universal!
Plena es Tu Gracia,
la unidad está en Ti.
Sagrada Energía Femenina,
gestas en Ti la Nueva Humanidad.
¡Oh, Suprema Madre Universal!
Intercede por nosotros,
seres de la superficie de la Tierra,
para que podamos consagrarnos,
como dignos hijos de Dios,
en la fe, la luz,
la paz, la protección,
la cura, la unidad,
el amor, el perdón,
la reconciliación, la caridad,
la humildad y en la transmutación,
ahora,
y en el momento de nuestra total
y definitiva entrega
al Padre Creador.

Amén.



Oración al Padre

En esta mañana elevo mi plegaria a Ti,
siempre con la misma aspiración:
vivir Tu amor, irradiar Tu amor
con tal efectividad
que todo pueda sentirse fortalecido,
regenerado e iluminado por nuestro contacto.
Para poder curar los males,
aliviar los sufrimientos,
para generar paz y confianza sosegada,
para disolver la angustia al percibir
la verdadera felicidad,
aquella que tiene en Ti su fundamento
y no se extingue nunca.
¡Oh Señor, oh maravilloso Amigo,
oh todopoderoso Maestro!
penetra en todo mi ser,
y transfigúralo para que sólo Tú
vivas en mí y a través de mí.



Quédate conmigo, Señor

“Quédate conmigo, Señor, porque necesito
de Tu presencia para no olvidarte.
Sabes con qué facilidad puedo abandonarte.
Quédate conmigo, Señor, porque soy débil
y necesito de Tu fuerza para no caer tantas veces.
Quédate conmigo, Señor, porque eres mi vida
y sin Ti pierdo el fervor.
Quédate conmigo, Señor, porque eres mi luz
y sin Ti sólo veo la oscuridad.
Quédate conmigo, Señor,
para que me hagas conocer Tu voluntad.
Quédate conmigo, Señor, para que oiga Tu voz y te siga.
Quédate conmigo, Señor, pues deseo amarte mucho
y estar siempre en tu compañía.
Quédate conmigo, Señor, si quieres que tenga fe en Ti.
Quédate conmigo, Señor, porque aunque mi alma sea
tan pobre, quiero que ella sea un nido de Amor,
un lugar en el que encuentres consuelo.
Quédate conmigo, Señor, pues sólo a Ti te busco; tu
Amor, tu Gracia, tu Voluntad, tu Corazón,
tu Espíritu, porque te amo
y mi única recompensa es amarte cada vez más.
Con ese Amor tan fuerte, deseo amarte
con todo mi corazón, mientras esté en la Tierra
y continuar amándote con más perfección
durante toda la eternidad.

Amén.”



Divina Madre

Divina Madre,
Guárdanos en tu mirada.
Que la Luz de Tus ojos nos guíe,
nos guíe para siempre
Y no habrá peligro que nos amenace.
Nuestras vidas formando otra vida
Oran a Ti, hoy, a los pies de Tu altar.
No Te olvides Madre, somos Tus hijos
y protege nuestro caminar.


En Dios

Quien está en Dios, nada teme.
Quien está en Dios, no retrocede.
Quien está en Dios, vive del Amor de Dios.
Esta es la fuerza de hoy.
En Dios, en Dios, en Dios.


Oración al Padre II

Qué dulce es sentir
cómo el amor está naciendo en mi corazón.
Qué dulce es comprender que no estoy solo,
sino que formo parte de una inmensa vida,
que, generosa, resplandece a mi alrededor,
Presente de Dios, de Su inmenso amor.
Él nos dio el cielo y las estrellas, el sol y la luna,
la Tierra con frutos, campos y flores,
el fuego, el viento, el aire y el agua pura,
fuentes de vida para sus criaturas.
Presentes de Dios, de su inmenso amor.
Gracias, Señor.


Ángel del Señor

Ángel del Señor,
protégenos de todo lo que no provenga
del Bien, de la Verdad ni de la Luz.


Señor

Señor, yo que nada soy, me entrego a Ti,
para que hagas de mí Tu morada.


Nada te turbe

Nada te turbe,
nada te espante;
todo se pasa,
Dios no se muda;
la paciencia
todo lo alcanza.
Quien a Dios tiene,
nada le falta.
Sólo Dios basta.

Eleva el pensamiento,
al cielo sube,
por nada te acongojes.
Nada te turbe;

a Jesucristo sigue
con pecho grande,
y venga lo que venga
nada te espante.

¿Ves la gloria del mundo…?
es gloria vana,
nada tiene de estable,
todo se pasa.

Aspira a lo celeste
que siempre dura;
fiel y rico en promesas,
Dios no se muda.

Ámale cual merece
bondad inmensa.
pero… no hay amor fino
sin la paciencia.

Confianza y fe viva
mantenga el alma,
que quien cree y espera
todo lo alcanza.
Del infierno acosado
aunque se viere,
burlará sus furores
quien a Dios tiene.

Vénganle desamparos,
cruces, desgracias,
siendo Dios tu tesoro,
nada le falta.


Id, pues, bienes del mundo,
id, dichas vanas,
aunque todo lo pierda
solo Dios basta.

(Teresa de Jesús)



Oración de San Francisco de Asís

Señor, hazme un instrumento de tu paz.
Donde haya odio, siembre yo amor;
donde haya injuria, perdón;
donde haya duda, fe;
donde haya tristeza, alegría;
donde haya desaliento, esperanza;
donde haya sombras, luz.

¡Oh, Divino Maestro!
Que no busque ser consolado sino consolar;
que no busque ser amado sino amar;
que no busque ser comprendido sino comprender;
porque dando es como recibimos;
perdonando es como Tú nos perdonas;
y muriendo en Ti, es como nacemos a la vida eterna.



Reflexión

La cosa más fácil: equivocarse.
El obstáculo más grande: el miedo.
El error mayor: abandonarse.
La raíz de todos los males: el egoísmo.
La distracción mas bella: el trabajo.
La peor derrota: el desaliento.
Los mejores profesores: los niños.
La primera necesidad: comunicarse.
Lo que nos hace más feliz: ser útiles a los demás.
El misterio más grande: la muerte.
El peor defecto: el malhumor.
La persona más peligrosa: la mentirosa.
La mayor satisfacción: el deber cumplido.
El sentimiento más ruin: el rencor.
El mejor remedio: el optimismo.
El regalo mas bello: el perdón.
El resguardo más eficaz: la sonrisa.
Lo imprescindible: el hogar.
La ruta mas rápida: el camino correcto.
La sensación mas grata: la paz interior.
La fuerza más potente del mundo: la fe.
Las personas mas necesarias: los padres.
La cosa más bella de todas: el amor

Madre Teresa de Calcuta


Señor yo creo en tí

Señor yo creo en tí,
yo te adoro,
yo te espero,
yo te amo
y te pido perdón
por los que no creen en tí.
No te adoran ,
no te esperan
y no te aman.



Misericordia

Misericordia, misericordia, misericordia,
Redención, redención, redención,
para esta Tierra.


PARA LOS QUE SUFREN

QUE LOS ECOS DE MIS ORACIONES LLEGUEN A TI SEÑOR, PARA LOS QUE SUFREN,PARA LOS QUE NO TIENEN PAZ, PARA LOS QUE NO SE ENCUENTRAN A SI MISMOS, PARA LOS QUE HAN PERDIDO LA FE. ILUMINALOS SEÑOR Y MUESTRALES EL SENDERO, ENCAUSALOS EN TU GRACIA ,QUE SIENTAN QUE NO ESTAN SOLOS, QUE POR SOBRE TODAS LAS COSAS TE TIENEN A TI .Y GRACIAS DIOS MIO POR HACERME SENTIR TU AMOR

Ana María Villariño

Anuncios