MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESÚS 27/11/09


MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESÚS CRISTOA SU HIJA LUZ DE MARÍA

27 DE NOVIEMBRE 2009

 

Amadísimo Pueblo Mío:

Reciban Mi bendición. Una vez más vengo a Mi Rebaño, a los Míos, a quienes pido amor, amor, para sus hermanos; amor en todo momento. Así como lo reciben de Mí, deben transparentarlo hacia sus semejantes.

En este momento en que la humanidad se sume en el desamor, ustedes, Mis soldados, deben combatir con Mi Amor, y unidos en uno solo, VENCEREMOS, a pesar de que ante ustedes todo parezca contrario.

Mi camino no es fácil mas está colmado de satisfacción, de fortaleza, de fe, porque Yo no les dejo solos, y Mi Madre les socorre en todo momento; así como Mis ángeles les miran constantemente, para mantenerse al frente de cada uno de ustedes y encauzarles en el camino.

No es fácil, para ustedes Mis amados, el momento presente. El corazón se duele ante tanta violencia, maldad, falta de sinceridad, mentira, pero sobre todo falta de fe en Mi Palabra y desobediencia a Mis llamados.

La naturaleza les muestra la prontitud de los acontecimientos y la humanidad camina sumida en el desenfreno, que cada día le lleva a desvalorizar el don de la vida, a vivir como en una selva, en donde el más fuerte es el que mantiene su lugar.

Mi Corazón se duele por tanta maldad existente; ya no puedo detener cuanto se avecina. En adelante, ustedes que sí conocen Mis llamados y la urgencia de los mismos; ustedes sí mirarán cada señal con confianza en Mi protección, pero a la vez con asombro ya que conocen bien el desenlace de los mismos.

¡Tanto les he llamado a reconsiderar el obrar y actuar de cada uno!, mas el cotidiano vivir les envuelve una y otra vez en ese precipicio, del cual no puedo rescatarles si no cambian de vida. Pronto muy pronto, la misma naturaleza les irá marcando el paso. Ella se rebela contra el hombre cada día más, ella que es afín a nuestra Voluntad, se rebela contra el mismo hombre que le hace padecer cada día, porque camina en contra de Su Creador.

Hoy llamo a Mis fieles a redoblar la oración, para que mantengan esa fe invencible, firme, en la que se refugien no sólo ustedes y los suyos, sino todo aquél que se acerque a ustedes.

Son Mi esperanza, para que no se pierdan más almas, ésa debe ser la consigan de cada uno de ustedes, Mis fieles: ganar almas, hacerles ver la verdad de los acontecimientos y redoblar la oración, sin olvidar que el rezo del Santo Rosario es bendición, bálsamo, escudo, espada; es defensa, amor, y protección.

Es urgente que el mundo conozca y sea consciente del instante en que viven, y sólo mediante la difusión de Mis llamados, es que algunos se conmoverán y se detendrán a pensar en los signos de este instante.

Hijitos, Mi Israel: el momento apremia, prepárense, el momento apremia. El cumplimiento está a las puertas, la violencia, la decadencia moral, Me lleva a precipitar todo lo anunciado por amor a ustedes, por misericordia.

Mi Amor sobrepasa todo límite que se imagine el hombre; basta un solo instante en que se arrepientan sinceramente, para que Yo perdone y ame, ame y perdone. En su lugar recibo ofensas, olvido, desprecio; en su lugar los países aprueban leyes con las que se burlan de Mí, con las que abofetean Mi Rostro una y otra vez, ignorándome, desafiándome, alejándome de la vista de los Míos para que Me olviden, aceptando leyes vergonzosas mediante las cuales, criaturas del mismo sexo se unen, causando dolor a Mi Corazón.

Amadísimos Míos: esto es sólo el inicio de cuanto espera a la humanidad; humanidad que salió de la Mano de Mi Padre por amor, y ahora se torna en contra del Amor Divino, para sumergirse en las garras de satanás que bien les está engañando y les alejará de Mí, porque dejarán de mirarme, de amarme, de necesitarme.

Ustedes Mis fieles: oren, para que cuanto Mi Madre anuncia insistentemente, venga pronto, venga pronto, y no se pierdan más almas. Parece que una y otra vez les repito lo que ya saben, pero es que Mi Pueblo, en ocasiones olvida Mi Palabra; y es Mi deber, traerles a la mente, al corazón, la cercanía de cuanto les He anunciado.

Amados: comprendan la urgencia de Mi llamado. ¡Ya no hay tiempo, ya no hay tiempo, ya no hay tiempo! Manténganse cerca de Mí, de Mi Madre; pidan fortaleza, y no se precipiten en el actuar, para que den testimonio de Mi Amor que mora en ustedes. Sean valientes, no teman defender la fe en Mi Palabra, aunque por esto les llamen locos. No olviden lo que padecí por ustedes: Mi Tesoro. Ahora cada uno tiene un tesoro que defender, por el cual luchar, y este tesoro son sus hermanos.

Hijitos amadísimos de Mi Corazón, no hay tiempo. Y, ¿qué se debe hacer cuando no hay tiempo? Refugiarse y prepararse. Así que, “el que tenga oídos que oiga”; la violencia aumentará a niveles desconocidos e impensables. Así ustedes redoblen el amor, la unidad, la fe, y la oración.

Caminamos, sí, caminamos unidos al encuentro con lo anunciado. No teman, Yo estoy con ustedes, y Mis ángeles levantan sus espadas para defenderles. Mi Espíritu les da Palabras de sabiduría, para que calen en El corazón de aquellos que aún esperan una Palabra para regresar a Éste, que como mendigo de Amor, suplica, pide y ama.

Sólo cuando el hombre se enfrente a su propia realidad deseará que el tiempo vuelva atrás…

 

Leer Más Mensajes

Fuente: http://www.revelacionesmarianas.com/

Anuncios